Días de fútbol desde la grada blanca

La gran mayoría ve los partidos de fútbol desde su casa o en el bar con los amigos o familiares. Pocas personas son las que pueden permitirse irse a los estadios de futból como el Santiago Bernabéu.

Desde hace casi dos temporadas que trabajo en el estadio del Santiago Bernabéu. Mucha gente le parecerá todo un privilegio. No niego eso, pero he de reconocer que a menudo es duro, ya sea por las condiciones meteorológicas o por hinchas que van a ver a su equipo.

Copa del Rey, vuelta de octavos del Real Madrid vs Celta

En aquella fría tarde/noche del 9 de Enero el equipo blanco salió con fuerza desde el minuto uno. A pesar de las bajas temperaturas y la falta de afición, fue un partido interesante. Por supuesto, en la grada hubo polémicas sobre la aceptación de Mourinho, y sus decisiones como entrenador respecto a los aficionados. La victoria del Real Madrid

La vuelta de octavos de la Copa del Rey entre el Real Madrid y el Celta pudo ser peor, teniendo en cuenta que la tarde anterior los termómetros no llegaron a los cero grados. La subida de la temperatura unos 3 o 4 grados ese día hizo soportable, dentro de lo posible, el transcurso del partido. De todas maneras, intenté ajustar al máximo mi llegada a la hora de la citación que había fijado la empresa. Iba bien abrigado, como todos los días que hay un evento como este, pero tampoco quería empezar a enfriarme antes de tiempo.

Cerca de las taquillas había menos reventas de lo habitual, me parecía lógico, ya que debido a la hora que era el encuentro, la meteorología y el no excesivo precio de las entradas (30 Euros en el tercer anfiteatro y 25 euros en el cuarto), a más de uno le compensaría quedarse en casa. Desde luego había pocos, pero los que había eran bien ruidosos. Pude ver un pequeño encontronazo de un reventa y un aficionado por unas entradas que le intentaba vender. Si es que nadie da duros a peseta, como se decía antes.

Me sorprendió el refuerzo de las medidas de seguridad para acceder al estadio. A todos los empleados nos revisaron las mochilas y/o los bolsos, además, había más afectivos de seguridad de los que yo recordaba normalmente. Una vez dentro, el procedimiento habitual, fichar y a ponerse el 'uniforme multicapa' para soportar las más de 4 horas que iba a durar la jornada laboral. Subiendo al puesto dónde me tocaba, en el nivel más alto del estadio, estaba deseando que encendieran la calefacción antes de lo habitual. Como siempre, mi gozo en un pozo. Hasta los 10 minutos antes de que el árbitro pitara el inicio del encuentro, no se encendió.

Aunque varias personas me habían comentado que todas las entradas se habían vendido, creo que no se referían a este partido. Más de la mitad de los anfiteatros que me tocaban acomodar estaban desiertos. Los que no fallaron al encuentro fueron los socios del club. El resto de asistentes eran parejas y algún que otro grupo numeroso de extrangeros.

El partido en sí me pareció entretenido y bastante animado desde el principio hasta el final. De hecho, no tuve ocasión de ver el primer gol en el minuto 2 (1-0) que marcó Cristiano Ronaldo. Afortunadamente, marcó otro en el minuto 24 (2-0) dejando al Real Madrid clasificado para las semifinales del trofeo. En el descanso, la afición era reacia a dejar sus asientos bajo la calefacción para ir a buscar bocadillos o bebidas antes de que empezara la segunda parte. Moverse por los pasillos era como andar por túneles congelados del mismísimo Polo Norte.

En la segunda parte, el Celta la inició presionando al Real Madrid. Se respiraba algo de tensión, ya que un gol del equipo visitante los llevaría a prórroga y si no se resolviera ahí, a penalties. En la grada hubo algún que otro enfrentamiento verbal entre dos grupos de aficionados sobre la competencia de Mourinho, lo que les derivó a cuestinarse unos a otro su sentimiento madridista. Desde un punto de vista objetivo, la discusión me pareció jocosa y hasta divertida. Pero se calententaron tanto que al final vino seguridad para que no se pasara a algo peor. Todo se relajó en gran medida cuando Cristiano Ronaldo hizo su 'hat-trick' con un tercel gol en el minuto 87 (3-0). Y ya la gente se marchaba del estadio cuando Khedira sentenció definitivamente el partido en el minuto 88 (4-0).

El Real Madrid no hizo un mal juego, pero tampoco fue el juego refinado y elegante que se le ha visto otras veces. Esta victoria le vale para pasar a seminifinales y seguir luchando por ganar la Copa del Rey. El próximo partido es contra el Valencia, un equipo de renombre. Espero poder transmitiros a todos las sensaciones desde la grada blanca de ese encuentro.

¡Gracias y hasta la próxima!