Días de fútbol desde la grada blanca

La gran mayoría ve los partidos de fútbol desde su casa o en el bar con los amigos o familiares. Pocas personas son las que pueden permitirse irse a los estadios de futból como el Santiago Bernabéu.

Desde hace casi dos temporadas que trabajo en el estadio del Santiago Bernabéu. Mucha gente le parecerá todo un privilegio. No niego eso, pero he de reconocer que a menudo es duro, ya sea por las condiciones meteorológicas o por hinchas que van a ver a su equipo.

Liga BBVA, jornada 6, Real Madrid vs Deportivo

El partido de esta tarde del Real Madrid contra el Deportivo empezó desconcertante para la afición blanca. Sin embargo, la cosa cambiaría al cabo de unos minutos. Un final feliz para el equipo blanco que ganó 5 - 1.

Llegando apresuradamente al estadio, todo estaba preparado para el partido de hoy. En el exterior del recinto, todos los puestos estaban bien provistos de las banderas, bufandas y recuerdos del encuentro entre el Madrid y el Deportivo. Los dueños de los puestos de refrescos, patatas fritas y golosinas ya realizaban sus primeras ventas a los hinchas de ambos equipos.

El ambiente era bueno a la vez que un poco apagado. Quizá fuera que fuera demasiado pronto, o que coincidieran partido del Real Madrid tanto de fútbol como de baloncesto.

Al llegar al punto de encuentro de los controladores de afición me percaté de que éramos más de los que yo recordaba, muchas caras nuevas... y también bastante jóvenes. No es que me considere ya demasiado mayor, pero me recordaban cuando estudiaba mis dos primeros años de carrera en la universidad.

La charla de rigor fue más larga de lo normal. Lógico. Hoy éramos muchos más y la gran mayoría nuevos, había que ponerlos al día. Una vez terminada, nos quedaron apenas diez minutos para la revisión de los sectores de la instalación y colocarnos para atender y ayudar a los aficionados que empezan a llegar.

Me sorprendío la gran cantidad de extrangeros que asistieron a ver este partido. Familias de ingleses, alemanes, italianos, japoneses... Hoy he tenido clases prácticas orales intensivas de habla inglesa. Que me vienen de lujo, ya que durante la semana sólo tengo dos horas con el 'teacher' de la empresa.

La gente que llegaba era muy agradable y agradecida. Casi todos llegaban de buen humor y si les dedicabas una sonrisa, su predisposición a entenderte o, al menos, escuchar las indicaciones de un servidor aumentaban considerablemente. Dentro de mi contrato no entra el ser una persona 'happy', pero, parte de pertenecer a mi forma de ser, me hace el trabajo más ameno y que me sienta más realizado al hacer sentir a la gente bien recibida o de algún modo 'arropada' al llegar a un lugar nuevo y desconocido.

Una vez hubo empezado el partido prácticamente se levantó de su asiento. El primer gol del Deportivo hizo echarse las manos a la cabeza a más de uno de la afición blanca. Apenas transcurridos diez minutos y ya iba perdiendo 1-0.

Como si de un bofetón se hubieran despertado, el equipo local reacción y empetó el encuentro en los siguientes diez minutos. La ventaja sobre el deportivo llegaría luego con un gol de penalti, del cual, he adjuntado algunas fotos con momentos clave que he capturado desde mi grada. Los tres goles restantes estuvieron distribuidos durante el resto del partido.

El tercer gol se sucedió antes del descanso, donde la afición del Real Madrid disfrutaba con cada jugada y con cada oportunidad que el equipo blanco erraba. Después del descanso, otros dos goles, el cuarto a mitad del segundo tiempo y finalmente el quinto quedando menos de 5 minutos de partido, más que sentenció la victoria del Real Madrid sobre el Deportivo. El equipo del entrenador Mourinho dió muchas alegrías a sus seguidores durante gran parte de la tarde, siendo el principio del partido ligeramente desconcertante.

Es curioso, cuando se produce un resultado como el de hoy, la gente se empieza a marchar entre cinco y diez minutos antes del estadio, sin ver el final. De hecho, me consta que bastantes aficionados se perdieron el quinto gol del Real Madrid por marcharse antes de tiempo. ¿Sólo les importaría que el Madrid ganase, independientemente del resultado? ¿Ante tal diferencia en el marcador, ya no considerarían interesante el partido? ¿No querrían que les pillara toda la avalancha de gente a la salida? Todas esas preguntas pueden tener una respuesta afirmativa.

Para terminar, personalemente, esta tarde ha sido una grata experiencia en la grada blanca, el próximo es el 20 de Octubre, otro partido de liga.

¡Nos leemos hasta entonces!