Días de fútbol desde la grada blanca

La gran mayoría ve los partidos de fútbol desde su casa o en el bar con los amigos o familiares. Pocas personas son las que pueden permitirse irse a los estadios de futból como el Santiago Bernabéu.

Desde hace casi dos temporadas que trabajo en el estadio del Santiago Bernabéu. Mucha gente le parecerá todo un privilegio. No niego eso, pero he de reconocer que a menudo es duro, ya sea por las condiciones meteorológicas o por hinchas que van a ver a su equipo.

Real Madrid vs Atlético de Madrid, jornada 14 Liga BBVA

El Real Madrid dejó fríos a los rojiblancos la noche del sábado 1 de Diciembre. Con un estado completo y una afición entregada, el equipo local estuvo muy activo desde el minuto uno. Su lucha y entrega hicieron posible su victoria en el derbi de la 14º jornada de liga.

Hacía mucho que no tenía un sábado tan ajetreado. Con el debi a una hora tan tardía, me decidí a dedicarme la mañana del inicio del fin de semana a mi cuerpo. Un par de horas en el gimnasio y luego una buena comida casera. Otra jornada más de fútbol en la que las televisiones imponen su horario nocturno. El partido empezaba a las 22:00h, por lo que hasta un poco antes de las 20:00h no era necesario estar en el estadio para empezar a preparar el encuentro.

Cuando salí del metro, que ya de por sí estaba muy concurrido, las inmediaciones del Bernabéu también se encontraban con mucha actividad. Los puestos de banderas y productos del Real Madrid o del partido de ese día ya atendían los primeros grupos de personas que iban a comprar su entrada. Los reventas se encontraban a pleno rendimiento, lo que daba la impresión de que en taquilla no quedaban demasiadas butacas desde dónde se pudiera ver bien el partido. Unos cuatro o cinco furgones de policía nacional estaban aparcados cerca de la plaza dónde la afición más activista de cada equipo de fútbol se reúnen antes de entrar al estadio.

Normalmente suelo llegar a fichar aproximadamente diez minutos antes de la hora de citación que establece la empresa, pero esta vez me demoré y llegué muy justo. Afortunadamente no era de los últimos, el jaleo de la calle había retrasado también a otros compañeros. Con la previsión de que esa noche se iban a bajar de los 0º las temperaturas en Madrid, a parte de mis capas para combatir el frío (leotardos, dobles calcetines y camiseta térmica), me decidí por métodos más tradicionales como el de colocarse una gruesa capa de papel de periódico dentro de los zapatos. Muchos os reiréis, pero creerme que funciona, es un aislante genial. Hasta que no quedaban 10 minutos para que acabara el partido no empecé a sentir frío en los pies. A todo ello, añadí una orejeras de importante grosor.

Una vez anunciado la apertura de puertas para la afición, no paramos de trabajar de manera intensiva hasta 10 minutos empezado el partido. Era un flujo constante de gente la que subía. Muchos de los asistentes viene por primera vez y a veces me parece cómico como se acercan como con miedo a la salida del vomitorio. Creo que este es de los días en los que más cómodo me he sentido hablando con las personas en inglés. Pude mantener sin problemas conversaciones cortas en las cuales no me sentía perdido (bueno, menos en una ocasión, con una caballero, que me dijo una frase y parece ser que que debía de ser muy graciosa, pero no entendí la mitad de lo rápido que hablaba).

Hasta que no habían transcurridos aproximadamente 10 minutos del partido, no me dí la vuelta para ver lo lleno que se encontraba el estadio. No tuve apenas ocasión de mantener el minuto de silencio por quinta fallecida en la trágica fiesta de Hallowen del Madrid Arena. Parecía que ni el precio tan elevado de las entradas ni el frío, habían amedrentado a ambas aficiones para asistir a ver el encuentro.

El transcurso del partido no fue nada tranquilo. La gente se encontraba inquieta y con ganas de provocar. Para todos es sabido que está prohibido entrar al estadio con latas o botellas con tapones. Pues tanto los de seguridad, como nosotros, los de control de afición, estuvimos pillando a un montón de asistentes que incumplían esta norma. Fundamental para la seguridad tanto del público como de los jugadores y árbitros. Menos en un par de casos en los que los de seguridad tuvieron que tomar medidas, una vez descubiertos los infractores, colaboraban de buen agrado. En cierta manera, me parecía normal, el Madrid se adelantó al atlético con un gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 15 (1-0), lo que hizo rugir al estadio y mantener los ánimos bien altos. Hasta la segunda parte no se produciría el segundo tanto por parte de Özil (2-0) y prácticamente sentenció el partido.

En resumen, fue una noche bastante entretenida en la que el frío esta vez no me ganó la batalla. El Real Madrid ganó al Atlético de Madrid, el cual no ha ganado aún al equipo blanco en lo que llevamos de siglo XXI. El próximo partido es este martes 4 de Diciembre, jornada de Champions League, allí estaremos. Os dejo unas cuantas imágenes que han sido cedidas por varios compañer@s, que se lo agradezco mucho para enriquecer aún más este post.

¡Hasta más ver!