Días de fútbol desde la grada blanca

La gran mayoría ve los partidos de fútbol desde su casa o en el bar con los amigos o familiares. Pocas personas son las que pueden permitirse irse a los estadios de futból como el Santiago Bernabéu.

Desde hace casi dos temporadas que trabajo en el estadio del Santiago Bernabéu. Mucha gente le parecerá todo un privilegio. No niego eso, pero he de reconocer que a menudo es duro, ya sea por las condiciones meteorológicas o por hinchas que van a ver a su equipo.

Real Madrid vs Betis, Jornada 1 Liga BBVA

Empieza la temporada 2013-2014 de la Liga BBVA en el Santiago Bernabéu. Al Real Madrid le costó empezar pero se ha llevado la victoria en este encuentro. Una noche calurosa con una alta asistencia de la afición.

Otro año más trabajando en la acomodación en la Catedral Blanca. Esta temporada 2013-2014 de la Liga BBVA será intensa, ya que será del preludio del Mundial 2014 de Brasil. Al adelantar la fecha de inicio de la liga, las primeras jornadas apuntan a ser bastantes calurosas, aunque espero que no tanto como esta primera. Cuando entraba a las 19:00h en el estadio, las termómetros de la Castellana marcaban los 35 grados sin esfuerzo.

Al llegar a las inmediaciones del estadio, se notaba que mucha gente aún se encontraba disfrutando de sus vacaciones. Los puestos y las taquillas del estadio estaban muy concurridos de la afición que acudiría a ver el encuentro. Muchos de los empleados tuvimos algunos problemas con el acceso al estadio, una vez resueltos, fiché y acudí a la charla antes de cada inicio de jornada. Sin ninguna novedad relevante, subí a mi puesto de trabajo del gallinero.

El sol aún no daba todavía en la última altura, pero se sentía que el calor subía desde los anfiteatros inferiores. Estuve revisando los sectores que me correspondían y me senté durante un rato hasta que sonara el aviso de apertura de puertas. Creo que nunca había estado en agosto en el Santiago Bernabéu. La luz le daba otros colores tanto al césped como a los asientos y los pasillos naranjas. La verdad, es que a pesar del calor, se estaba más que bien.

Poco me duró la tranquilidad, a los cinco minutos de sonar el aviso de apertura de puertas, la gente empezó a subir. Me sorprendió la cantidad de extranjeros y la variedad de las nacionalidades. Muchísimos eran franceses, lo cual no me hizo la vida más fácil, ya que casi ninguno tenía ni idea de inglés, dónde yo más o menos puedo llegar a defenderme. Con los orientales, ingleses, alemanes, etc... sin ningún problema, todos muy agradecidos y simpáticos.

Estuvo entrando gente hasta bien transcurridos los primeros 10 minutos de partido. El precio de la entradas estaban dentro de un rango más o menos "decente", unos 35 euros por persona.

Sobre el partido en sí, desde mi punto de vista, y lo que me transmitieron los socios y aficionados, fue que el Real Madrid, a pesar de haber hecho una pre-temporada más que buena, en este partido estaba de lo más flojo. Muchos errores y poco acierto a la hora de terminar jugadas y tirar a puerta. En la primera parte el Betis se adelantó con un gol de Jorge Molina en el minuto 13 (0-1). Mal inicio para el equipo blanco, pero afortunadamente, Benzemá consiguió el empate en el minuto 25 (1-1).

En la segunda parte, el Betis jugaba muy bien y el equipo local no conseguía llegar arriba y hacer jugadas que merecieran la pena. Yo pensaba que este primer partido de jornada iba a acabar empatado o perdido por parte del Real Madrid. Pero Isco, el nuevo fichaje del equipo blanco, sorprendió metiendo un gol en el minuto 86' (2-1), así que terminó el partido con final feliz para el Real Madrid.

Una vez el árbitro pitó el fin del encuentro, todo público, casi al unísono, se levantó como un resorte y desalojaron sus localidades de lo más eficientemente. Algo que nos sorprendió a todos.

Para mí es un placer y un honor volver a poder transmitir mis experiencias desde la grada blanca. ¡Nos leemos pronto!