Días de fútbol desde la grada blanca

La gran mayoría ve los partidos de fútbol desde su casa o en el bar con los amigos o familiares. Pocas personas son las que pueden permitirse irse a los estadios de futból como el Santiago Bernabéu.

Desde hace casi dos temporadas que trabajo en el estadio del Santiago Bernabéu. Mucha gente le parecerá todo un privilegio. No niego eso, pero he de reconocer que a menudo es duro, ya sea por las condiciones meteorológicas o por hinchas que van a ver a su equipo.

Real Madrid vs Rayo, jornada 24 Liga BBVA

Ya empezaba a sentir el mono de volver a la catedral blanca. En los dos últimos partidos en los que el Real Madrid jugó en casa no me fue posible asistir, no podía permitir una tercera falta. Una tarde lluviosa en la que el Madrid empezó adelantándose al Rayo a los pocos minutos de empezar el encuentro.

Por los pelos me quedo fuera en el partido del Real Madrid contra el Rayo. Ya sería mi tercera falta en el Santiago Bernabéu y estaba a punto de quedarme fuera para el resto de la temporada. Gracias a que el domingo por la tarde en la capital se celebraban varios eventos deportivos, pude tener un hueco. La verdad es que, a pesar de lo mucho que me quejo a veces, se echa de menos de cierta manera, también ha ayudado que la tarde fuera tranquila.

Cuando llegué a la estación de Santiago Bernabéu todo estaba bastante tranquilo, las personas que iban vestidas de la seguridad del estadio y las azafatas con sus uniformes son los únicos que indicaban que había partido esa tarde. Una vez en el exterior ya era más que obvio por los cortes de tráfico, las lecheras de la policía nacional y los carteles luminosos de las taquillas del estadio anunciando el encuentro entre el Real Madrid y el Rayo Vallecano de Madrid.

El cielo estaba muy encapotado, pero la temperatura era tibia. Desde que había salido de casa apostaba a que sería una tarde pasada por agua, y no me equivocaba. Una vez dentro del estadio y en el momento de la charla al equipo de acomodación empezaron a caer las primeras gotas. Que afortunado al estar en el nivel más alto de todos, ya que estaba cubierto y la calefacción mantendría la humedad y la temperatura a raya.

Sobre la afición de este encuentro tengo que hacer una mención especial a la del Rayo. Apenas ocupaban la esquina noreste y casi anulaban por completo los cánticos del resto del estadio. También hay que decir, que antes de que empezara el partido, empezaron a provocar a la afición del equipo local. Parecía ser que su objetivo era caldear el encuentro antes del inicio, pero por suerte, no lo consiguieron. Además, el estadio no tuvo un aforo muy escaso. Siguen poniendo partidos un domingo por la noche que dura hasta las once la noche. Señores, a ver si aprenden de sus errores.

Todos los goles del encuentro se produjeron en los primeros 15 minutos del partido. El primero fue de Morata en el minuto 3 (1-0). El segundo lo hizo posible Sergio Ramos en el minuto 12 (2-0). Con estos dos tantos de ventaja se quedó el marcador congelado. Para el equipo arbitral la verdad es que fue un partido de los más difícil. Muchas tarjetas amarillas en ambos equipos y una roja que expulsó a Sergio Ramos unos pocos minutos después de su tanto a favor de los blancos.

El próximo partido que voy a tener el placer de escribir su crónica es el del Real Madrid - Barcelona el próximo 2 de Marzo, a las cuatro de la tarde. Promete y mucho.

¡Nos leemos pronto!