Mens sana in corpore sano

El equilibrio entre la mente y el cuerpo lo considero algo imprescindible para conseguir las metas u objetivos que nos hemos marcado. En este camino que es la vida, hay que dedicar tiempo a nosotros m

Un cuerpo diez es algo que la gran mayoría desearía tener. Independientemente de los estereotipos sociales o lo que nos quieran imponer. Ya desde los griegos, tener un cuerpo musculoso y atlético era signo de respeto. Pero, igual que una manzana con una piel lisa y brillante puede tener dentro gusan

Consejos para estudiar mejor en mi casa

En época de exámenes o, simplemente, para llevar el temario al día, se necesita un buen ambiente para poder estudiar. En casa o en la biblioteca, dónde nos encontremos más cómodos, aquí van unos cuantos consejos para estudiar mejor y sacar el máximo partido a esas horas. También se involucran a amigos y familiares que, de manera pasiva, deberían de colaborar.

El simple hecho de estudiar requiere algunos preliminares. Uno de ellos es el entorno en el que se llevará a cabo. Para ello hay que analizar y tener en cuenta lo que está fuera de uno, lo que se tiene (o no se tiene) a su alrededor. Como bien reza el titular de esta entrada, a con continuación se citan unos consejos que se recomiendan seguir, no sólo en casa, si no dónde nos encontremos más cómodos estudiando.

Lo principal es que se debe de tener un lugar de estudio permanente. Es decir, estudiar siempre en la misma habitación y mesa. En el caso de que estudiemos en una biblioteca, seguramente no sea fácil poder hacerlo. Mucha gente es capaz de potenciar su concentración en estos lugares.

Por otra parte, la mesa debe de estar ordenada. Solo se tiene encima aquello que se vaya a necesitar en cada momento y en cada materia en concreto. En el caso de un estudiante de económicas, ¿para qué tienes encima de la mesa la carpeta de apuntes de micro economía cuando se está estudiando estadística? Tener varias materias a la vista, reduce la concentración y el foco de lo que se está intentando asimilar en ese momento. Además, también entra en juego la disposición de los propios elementos encima de la mesa. Una organización ordenada y más bien simétrica ayuda al cerebro a 'amueblar' todo aquello que estemos estudiando.

Una vez que se ha ordenado la mesa, el lugar dónde se está estudiando también debería estarlo. Ya sea la habitación o la cartera que se haya llevado al centro de estudio, sería necesario la organización simétrica que se ha comentado antes y optimizar nuestras capacidades cognitivas. De esta manera, también es más fácil encontrar todo lo que se pueda necesitar (diccionario, reglas, rotuladores, hojas de ejercicios, apuntes atrasados...). En una biblioteca, los libros de referencia ya tienen una organización establecida para encontrarlos fácilmente, si necesitas recurrir a ellos, sería una buena idea familiarizarse con la codificación que se esté utilizando en el centro.

Hay que ver bien, ¡siempre!. Debe de haber la luz suficiente, para ello la mesa estará lo más próxima posible a una ventana. Lo ideal es trabajar con luz natural "de día", pero cuando ésta falte, se utilizará la luz de un flexo. En le caso de ser diestro la fuente de luz deberá estar a la izquierda, en el caso de ser zurdo, a la derecha.

La silla a utilizar debe ser adecuada (cómoda, respaldo recto, altura adecuada a la mesa, etc...). No es recomendable utilizar un sillón ni el taburete de la cocina. No distraigamos al cerebro intentando buscar la postura más satisfactoria o soportando un dolor de rabadilla porque el asiento no es el adecuado. Lo recomendable es una silla de oficina, no son caras y muy regulables para cada persona. Por último, en este aspecto, la postura que se ha de tener a la hora de estudiar debe ser erguida. Si tenemos el asiento debidamente regulado, no sería difícil que esta postura correcta se produzca de manera natural.

Finalmente, también influye, tanto al estar en casa como en una biblioteca la familia y/o los amigos. Para conseguir el máximo de concentración, es recomendable avisar a la familia de la disposición a estudiar y por lo tanto, no molestar. Eso mismo se hará con los amigos. Se les comentará a que horas se van a dedicar al estudio, para que no interrumpan durante ellas.

En el caso de estudiar en casa y compartir habitación con un hermano se intentará que coincidan las horas de estudio, será el mejor modo de no molestarse el uno al otro. Si bien, se ha ido a estudiar con amigos, establecer los periodos de estudio y descansos.

A parte del ambiente de estudio, también se ha de tener en cuenta el horario, qué esta dentro de mí y cómo conseguir unos buenos hábitos de estudio. Más adelante espero poder daros más consejos, pero hasta entonces, creo que utilizar los hasta ahora proporcionados pueden mejorar la calidad del estudio.

palaspro - Editado el 24/12/2012