Mens sana in corpore sano

El equilibrio entre la mente y el cuerpo lo considero algo imprescindible para conseguir las metas u objetivos que nos hemos marcado. En este camino que es la vida, hay que dedicar tiempo a nosotros m

Un cuerpo diez es algo que la gran mayoría desearía tener. Independientemente de los estereotipos sociales o lo que nos quieran imponer. Ya desde los griegos, tener un cuerpo musculoso y atlético era signo de respeto. Pero, igual que una manzana con una piel lisa y brillante puede tener dentro gusan

Consejos para mejorar el rendimiento del estudio

Los horarios y creer en lo que se está haciendo es de lo más importante para sacar el mayor partido posible a la asimilación de conocimientos. Sin una buena planificación y unos objetivos bien definidos, se hace tedioso alcanzar la meta. La falta de convencimiento de ser capaces de llegar a esos objetivos también puede ser un importante obstáculo en el camino.

Hace unos días publiqué una entrada sobre "Consejos para estudiar mejor en mi casa". Daba ciertas directrices para poder estudiar o trabajar mejor. Sobre todo me basaba en el ambiente que nos pueda rodear y cómo optimizarlo lo máximo posible para alcanzar un gran rendimiento. Ahora voy a tratar sobre los horarios y la disposición que tiene uno mismo frente al estudio.

Empezando con el horario. Cuando uno se disponga a estudiar, debe de tener claro cuáles son las áreas que tiene que realizar. Esto es, ejercicios, comentarios de texto, redacciones, preparación de un examen... Cada cosa tiene una estrategia diferente con la que afrontarla. Se tiene que realizar una planificación con el tiempo que se quiere dedicar a cada asignatura o módulo de estudio, y el orden como se van a trabajar.

Todo lo que uno se proponga debe ser REALISTA. Hay que pensar con la cabeza fría cuáles son la verdaderas metas que se quieren conseguir. Al principio es mejor quedarnos un poco cortos, así, de manera gradual, podremos ir subiendo el listón hasta llegar al objetivo más ambicioso.

Hay que delimitar el tiempo. Estudiar y hacer pequeños descansos no son incompatibles. La mayoría de la gente que estudia 6 horas seguidas no rinde de la misma manera que las personas que lleva a cabo el estudio en 3 fragmentos de 2 horas. Entre un fragmento y otro, el descanso recomendado es de entre 10 y 15 minutos, no más. Las 2 horas dedicadas a cada fragmento de estudio no es un valor arbitrario. Ya se ha demostrado que en la mayoría de la población el máximo potencial de concentración solo es posible mantenerlo en este tiempo. Esto no quiere decir que a partir de este tiempo todo lo que se haga no sirva para nada, si no que requiere de un sobre esfuerzo adicional. Igualmente, para que nuestro cerebro sea capaz de recuperarse entre cada fragmento de máxima concentración, el periodo de tiempo de entre 10 y 15 minutos favorece la relajación de nuestra psique para iniciar otro nuevo fragmento de estudio. No es conveniente sobrepasar este tiempo, ya que se desconectaría demasiado y retomar el hilo también puede llegar a ser costoso.

Los fragmentos de estudio deben ser continuos y sin interrupciones. Además, deben de cumplir con lo que se propuso en la planificación inicial. Estos fragmentos se han de adaptar al plan, son flexibles, unos pueden durar más que otros, pero hay que recordar que no sean más largos de 2 horas.

Por otra parte, otro asunto que uno debe tener claro es lo que está dentro de sí mismo. ¿Qué es lo que pienso sobre lo que estoy haciendo? ¿Qué es lo que sé hacer? Hay que convencerse de que el estudio es muy importante, pero el estudiar bien aún mas. El saber estudiar consiste en organizar mejor el tiempo de estudio y ocio. ¡Hay tiempo para todo!.

Ante todo, se debe de tener una actitud positiva ante el estudio. En serio, no es tan difícil como parece. Con un poco de ganas y dedicación uno es capaz de conseguir buenos resultados.

"La gota no rompe la piedra por su fuerza, si no por su insistencia."

palaspro - Editado el 30/12/2012