Mens sana in corpore sano

El equilibrio entre la mente y el cuerpo lo considero algo imprescindible para conseguir las metas u objetivos que nos hemos marcado. En este camino que es la vida, hay que dedicar tiempo a nosotros m

Un cuerpo diez es algo que la gran mayoría desearía tener. Independientemente de los estereotipos sociales o lo que nos quieran imponer. Ya desde los griegos, tener un cuerpo musculoso y atlético era signo de respeto. Pero, igual que una manzana con una piel lisa y brillante puede tener dentro gusan

Consejos para unas buenas relaciones sociales

Últimamente me esta dando la sensación de que se está degradando la manera en que nos relacionamos los unos con otros. Los consejos que se dan a continuación te ayudarán a mantener unas buenas relaciones sociales.

Cada vez vamos más y más deprisa, sin darnos cuenta de que estamos descuidando una de las cualidades más importante de la especie humana, la sociabilidad. Es algo muy importante, ocupa uno de últimos escalones de la pirámide de Maslow. A continuación proporciono algunos consejos a seguir para intentar mejorar las relaciones sociales.

Todo empieza preocupándose por la opinión de los demás. Existen tres lados en una controversia: el tuyo, el del otro, y el correcto. Si hay temas sensibles sobre la mesa, debes de considerar los sentimientos de la persona que te habla. Muestra un interés sincero, recuerda que sabes lo que sabes, pero no sabes lo que podrían saber los otros. Debes ser amigo y servicial. Si quieres tener amigos, se amigo.

Habla cuando ya la otra persona haya terminado su idea. No interrumpas al hablante, mira atentamente a la persona con quien hablas y escucha atentamente a la persona que está hablando, esto ayuda a sintonizarse con el interlocutor. Aunque a veces sea difícil, procura ser amable y prudente al hablar.

En el caso de estar hablando en un grupo, deja hablar a los demás cuando tengan una idea que quieran expresar. Pronuncia correctamente las palabras y usa el tono de voz adecuado y, más importante, piensa bien lo que vaya a decir. No digas palabras ofensivas, ni en broma ni en serio. No te burles de nadie aunque te den la ocasión, prácticamente siempre luego se volverá en tu contra. De la misma manera, evita mofarte de asuntos de importancia, no hagas burlas mordaces ni hirientes, y si haces gala de ingenio, no te rías de tus propias palabras, podrías estar haciendo el ridículo. Y por supuesto, procura no se ser maestro de sus iguales en las artes que profesan, pues pasarás por arrogante, y de verdad, a nadie le gustan las personas arrogantes.

Si eres responsable o líder de un grupo, ten en cuenta que para que el grupo te respete, debes de respetar al grupo. Los tres comportamientos de un verdadero líder son: oír, aprender y saber elogiar. Llama a las personas por su nombre, esto da confianza y denota respeto, de hecho, la música más suave para muchos sigue siendo el oír su propio nombre. Siempre surgen momentos en que, como líder hay que dejar reprender a alguien. Cuando lo hagas, procura ser intachable, pues el ejemplo es más elocuente que la exhortación. Analiza las palabras atinadas; y al reprender no muestres signos de cólera, sino actúe con reserva y moderación. De la misma manera, considera si es pertinente que se haga en público o en privado, de inmediato o en otra ocasión, ya que la persona se puede sentir especialmente atacada, llegando a ser contraproducente. En el momento de elogiar, se generoso, los líderes elogian. Saben alentar, dar confianza y elevar a los demás.

Para terminar, y esto vale para cualquier situación en que nos encontremos, hay que ser cordial. Habla y actúa con toda sinceridad. Todo lo que hagas, hazlo con gusto. Espero que estos párrafos os ayuden a relacionaros mejor con los que os rodean.

palaspro - Editado el 27/11/2013