Mens sana in corpore sano

El equilibrio entre la mente y el cuerpo lo considero algo imprescindible para conseguir las metas u objetivos que nos hemos marcado. En este camino que es la vida, hay que dedicar tiempo a nosotros m

Un cuerpo diez es algo que la gran mayoría desearía tener. Independientemente de los estereotipos sociales o lo que nos quieran imponer. Ya desde los griegos, tener un cuerpo musculoso y atlético era signo de respeto. Pero, igual que una manzana con una piel lisa y brillante puede tener dentro gusan

Los buenos modales en un restaurante

Cuando tenemos una reunión formal para comer o cenar, nos pueden surgir dudas de cómo comportarse y tener unos modales correctos. Os presento algunas normas básicas que nos ayudan a establecer buenos modales en la mesa.

Muchos hemos tenido alguna vez una comida o cena de trabajo o formal. En la mayoría de los casos, la actitud que tengamos con el resto de los comensales nos puede ayudar a conseguir nuestros objetivos o hacer que nos respeten más. Por esta razón he escrito esta entrada de buenos modales en mi blog. Parecen acciones obvias pero que a veces se nos pueden pasar por algo.

Empecemos con el momento en el que llegamos al restaurante. Ser puntual con las citas es lo primero que se debe considerar si se quiere lograr algo con las personas que esperan. Debemos usar la vestimenta apropiada para la ocasión. Por otro lado, si hubiera cola de espera en el restaurante, es una norma de vida colectiva y requiere organización y respeto, no intentes pasar antes que las personas que llevan esperando más tiempo.

Una vez dentro del restaurante, si te encuentras personas conocidas en el restaurante hay que acercarse a saludar pero brevemente para no interrumpir. Una vez en la mesa, nunca debemos empezar a comer antes que los demás. Si llevas chaqueta o americana no te la quites nunca. Tampoco comas, bebas o ejecutes una acción con una mano, mientras sostiene con la otra un cubierto, un vaso o una taza. Sin embargo, es correcto conversar con el cuchillo y el tenedor en las manos mientras comes, pero recuerda que no lo es accionar con ellos. Es correcto detener el bocado que va en camino para terminar una frase y de la misma manera que es correcto usar dos tenedores al comer pescado. Nunca te lleves el cuchillo a la boca. Cuando se ofrece algo en la mesa, es costumbre pasarlo o hacerlo por la izquierda.

Respecto a cómo actuar con los diferentes platos, aquí van unos consejos. Antes de nada, los alimentos deben ir a la persona, no la persona a los alimentos, por eso es necesario sentarse con una postura recta, pero no rígida. El pan debe ser partido con las manos. Cuando termine de comer la sopa, deje la cuchara en el plato, con el mango hacia la derecha. Al comer espagueti, dale con el tenedor dos vueltas hacia adelante y, si es necesario, dos más hacia atrás. Para asegurar que el espagueti no resbale de los dientes del tenedor, córtalo con el cuchillo. Parte la carne conforme la ingiere, no la parta toda a la vez. Al quitarles la carne a las aceitunas, deposita el hueso en el tenedor o en la cuchara y póngalo en el plato, a un lado.

Si nos ofrecen a elegir vino tengamos en cuenta lo siguiente. Tome el vino tinto o rojo, delgado o grueso, con carne de res, hígado, jamón crudo o cocido, pato y algunos quesos. El vino blanco, seco o dulce, no se debe helar demasiado. Consúmalo con carnes blancas, aves y mariscos.

Al final de la comida, si tomas café o té sin estar sentado a la mesa, sostenga el plato y taza en la mano izquierda y lleve la taza a la boca con la mano derecha. Nunca deje la cucharita dentro de la taza, su lugar está a la derecha, sobre el plato.

Nuestra actitud con el personal del establecimiento también debe de ser cuidada. Jamás tutée al mesero o camarero, mucho menos si es una persona de mayor edad, dales el respeto que se merecen. No entres en discusiones con el camarero sobre por qué le han cobrado dos cestas de pan en vez de una. Haz preguntas en vez de dar órdenes, como por ejemplo, no decir: "Tráeme agua", si no decir: "¿Podrías traerme agua, por favor?". En el restaurante no debemos llamar al mesero a gritos ni silbando.

Nos pueden surgir necesidades o posibles eventualidades en el transcurso de la comida. Si necesitamos levantarnos debemos pedir permiso y salir de nuestros asientos con sumo cuidado, disculpándonos cortés y discretamente. Si tienes que retirarte enseguida, no abandones el comedor sin antes ofrecer una excusa. Al terminar de comer mete la silla despacio y prudentemente bajo la mesa.

Al terminar la velada, si eres afortunado y te invitan a comer, debes agradecerlo, pero no debes exagerar en el agradecimiento.O por el contrario, si se reparte la cuenta, se hace a partes iguales, nunca se divide en lo que uno ha comido o ha dejado de comer.

Esto es sólo una pequeña parte, aún hay más buenos modales y espero proporcionarlos muy pronto para el conocimiento de todos. Gracias a @BuenosModales_ por su colaboración.

¡Y gracias por leerme!

palaspro - Editado el 10/09/2013