Sueños intencionadamente imposibles - h2ocrystal avatar_usuario

Cuando pienso en la cantidad de cosas que me gustaría hacer, ir a ver, conocer y experimentar, espero no estar yendo más allá de mis propias limitaciones.

El amor es el némesis de la efemeridad

30/09/2012 - h2ocrystal

Fruto de un animado debate, he podido obtener todas estas ideas. Para mi persona son enriquecedoras y me han ayudado a conocerme mejor a mi mismo.

Dejando a un lado lo idealistas que seamos cada uno de nosotros y nuestros prejuicios, el verdadero amor se considera únicamente de dos formas muy distintas para todas las personas del planeta. Una se basa en que no existe el amor, sólo es algo etéreo, y la otra, totalmente opuesta, es que existe el amor verdadero. Éste último es realmente fuerte, dura para toda la vida y te hace superar cualquier barrera para alcanzar la felicidad con tu pareja.

Basarse en que el amor no existe y que es algo etéreo o efímero se traduce al amor de 'top manta'. Es decir, puede darse que parezca auténtico y sea barato, por lo que nos quedamos con él, lo usamos y cuando nos deja de ser útil o se estropea no nos cuesta nada deshacernos de él. Además, existe el autoengaño o autoconvencimiento de que es una ganga, lo mejor que nunca se encontrará en otra tienda, hasta que todo se desvanece y el dolor se hace paso. Ese dolor se malinterpreta como un dolor de "desamor" producido por el supuesto enamoramiento hacia la otra persona. Y es este punto me atrevo a decir con atrivimiento: ¡Mentira!. No ha habido amor verdadero en ningún momento, sólo se han estado poniendo escusas, apaños y explicaciones a cosas que llegadas a un punto, son insostenibles.

En el amor de 'top manta', el día a día hace que las persona se autoengañen encubriendo los aspectos o experiencias negativas de manera exagerada con las cosas ligeramente positivas (palabras bonitas, vivencias o promesas formuladas como nunca antes, independientemente de que sea él o ella quién las realice). Llega un punto de 'no-retorno' en el que todo explota y viene la rabia, los sentimientos de frustración y autodesengaño, traducidos todos en dolor. A veces, uno no se da cuenta de que todo eso y piensa que ha estado realmente enamorado, pero no es así, y, probablemente, nunca lo sepa.

Por otro lado, se puede tender hacia la otra base, tomando al amor como algo verdadero. Un amor sincero, sencillo, eficiente, eficaz y fluido, que no requiere de complicaciones ni esfuerzos sobrehumanos. El amor verdadero sólo se rige por el respeto y la complicidad entre dos. Conseguirlo ya no es tan fácil, requiere paciencia, buen ojo, incluso, me atrevo a considerarlo un arte de un sólo uso, ya que no es necesario volver a utilizarlo para encontrarlo. ¿Cómo se obtiene? Todos lo queremos, hasta lo que defienden que no existe un sentimiento tan intenso, tambien lo anhelan.

Lo principal es conocerse muy bien a sí mismo. Reflexionar sobre nuestras propias opiniones, sobre nuestros gustos, objetivos, prioridades, sentimientos y situaciones. Es quizá, lo más dificil, porque a menudo deberemos de reconocer errores y carencias que hay que superar. Una vez conseguido eso, la felicidad llega sola, que conlleva al equilibrio de nosotros mismos, o la llamada 'autorealización', la cúspide de la pirámide de las necesidades del ser humano.

Cuando uno es consciente de todo su interior, identificar el amor verdadero fuera es algo casi trivial. No se necesita pensar, sólo se percibe. Al aproximarse a esa persona, ya se sabe que hay una conexión intensa y mutua. No es algo de la noche a la mañana, se requiere paciencia y al principio algún intento fallido, pero finalmente se consigue.

En el amor verdadero todo ocurre bajo un 'aura', por así decirlo. Dentro de este aura, pueden surgir discrepancias, diferencias de opiniones y hasta discusiones bastante acaloradas. Todo ello es necesario para el equilibrio, porque una vez pasado todo ello, vuelve una calma que renueva con más intesidad ese aura que envuelve a los verdaderamente enamorados. De manera incremental, esa unión se hace más resistente a cualquier inclemencia o dificultad, siendo un amor permanente, enemigo de cualquier efemeridad.

"La unión hace la fuerza, el amor verdadero hace posible ser invencibles."

Recomienda o valora

Archivo

Publicidad