Sueños intencionadamente imposibles - h2ocrystal avatar_usuario

Cuando pienso en la cantidad de cosas que me gustaría hacer, ir a ver, conocer y experimentar, espero no estar yendo más allá de mis propias limitaciones.

El termómetro del éxito

15/01/2013 - h2ocrystal

Hace unos días me vi por Twitter una imagen por MaryEllen Tibby que puso una usuaria. Trataba sobre cómo se puede ver que una persona tiene éxito en su día a día. Sólo se trata de un conjunto de directrices que pueden dar lugar a pensar, tanto si eres una persona exitosa como si no, y poder corregir o mejorar en tu vida.

La Real Academia define "éxito" como el resultado feliz de un negocio o actuación, una buena aceptación que tiene alguien o como un fin o terminación de un negocio o asunto. En resumidas cuentas, poder llegar a obtener una meta que anteriormente se ha marcado. El éxito es algo muy general, hay varios tipos de éxito. En el campo sentimental, en el trabajo, en el deporte, en nuestros propias aficiones, incluso dentro de la familia, consiguiendo que la pareja y todo aquel que nos aprecia se sientan bien a nuestros lado. Y creo que sólo araño la punta del iceberg de los tipos de éxitos que pueden aparecer en la vida de una persona.

Esta publicación tiene como origen a que la usuaria en Twitter @mariavsellan publico un Twitt en el que aparecía una imagen realizada por MaryEllen Tibby bastante descriptiva de cómo identificar a una persona exitosa de otra que no lo es. Básicamente se trata de un conjunto de cualidades y aptitudes en cada caso. No se refiere a una manera concreta en dónde se podría aplicar de todos los tipos de éxito que he comentado antes.

El éxito, o lo que cada uno podemos considerar "éxito", puede ser tan banal o complejo como se quiera. Desde tener una vida sencilla, en la que trabajar para vivir es la máxima, obtener el mayor poder y riqueza que se pueda acaparar o bien, tener una vida social increíble.

Una persona que no es exitosa, presenta la gran mayoría de las siguientes aptitudes. Critican. Creen que se lo merecen todo. Roban el crédito de sus victorias. Ven todos los días la televisión. Temen el cambio. Dejan todo a última hora. Hablan de los demás. Oculta información. Emanan enojo. Son rencorosos. Culpan a otros de sus fracasos. Dicen ser organizados sin serlo. Creen saberlo todo. Operan desde una perspectiva tradicional. Desean el fracaso de los demás. No saben qué quieren ser. Nunca plantean metas.

Por otro lado, más positivo y abierto, tenemos las aptitudes y cualidades de una persona que se considera exitosa. Son agradecidas. Hablan bien de otros. Dan crédito a los demás por sus victorias. Leen diariamente. Hablan de ideas. Aceptan el cambio. Comparte información. Emanan alegría. Mantienen una lista de "proyectos por hacer". Operan desde una perspectiva de transformación. Aprenden continuamente. Tienen metas y planes en la vida. Tienen una lista de "seré". Desean el éxito de otros. Mantienen un diario. Asumen responsabilidad por sus fracasos. Perdonan.

Inevitablemente, creo que la mayoría de la gente puede tener cualidades de las dos partes. Desde luego, hay que intentar anular todas las aptitudes negativas que pueden llevarnos a que no podamos alcanzar las metas establecidas. Hay algunas características que son muy difíciles de corregir llegadas a un punto, por lo que hay que esforzarse todo lo posible de no adoptar otras aptitudes que nos hagan aún más complicado el camino hacia el éxito.

Hay que asimilar y convencerse de que la frustración y el compadecerse de sí mismo no sirve para nada, salvo para entrar en un vórtice de negatividad que nos lleva a las aptitudes de una persona no exitosa.

Si a pesar de las adversidades, intentamos llevar a cabo en gran parte las cualidades que describen a una persona exitosa, al tiempo, sin que nos demos cuenta (o sí), nosotros también seremos personas de éxito. Cada uno dentro del suyo propio. Un éxito único, intransferible y personal.

"El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse." - Deportista estadounidense.

Recomienda o valora

Archivo

Publicidad