Sueños intencionadamente imposibles - h2ocrystal avatar_usuario

Cuando pienso en la cantidad de cosas que me gustaría hacer, ir a ver, conocer y experimentar, espero no estar yendo más allá de mis propias limitaciones.

Una sonrisa universalmente sencilla

12/11/2012 - h2ocrystal

Después de un reciente viaje fuera de mi país me he dado cuenta de una cosa curiosa. La sonrisa es completamente universal. No entiende de culturas ni razas. La persona que la recibe reacciona de manera realmente positiva al percibirla.

Hace poco que estuve de turismo fuera de mi país de residencia. Fue un viaje fantástico a Portugal, la verdad es que está aquí al lado, pero tuve la ocasión de conocer otro tipo de entorno y forma de vida. No se nada de portugués y con el inglés, bueno, me consigo defender a duras penas. Sin embargo, al comunicarme con las personas de allí, lo que siempre funcionaba, sin excepción, era el uso de una sonrisa al tratar con ellas.

Algo tan nimio, tan sencillo como esbozar una sonrisa de agradecimiento, de inocencia o de humildad, hizo que mi estancia allí fuera de lo más agradable. Lo comprobamos empíricamente, ya que el primer día que llegamos, no nos sentíamos de buen humor. Por un lado, el tiempo era desastroso, con frío, lluvia y niebla. Por otro, cometimos un error al dirigirnos al lugar donde íbamos a hospedarnos. Todo ello nos hizo tener un día algo gruñón, que se reflejaba de manera negativa en el trato con la gente de allí. Por suerte, pudimos llegar al lugar donde nos alojábamos. Descansamos y retomamos fuerzas, esperando que el tiempo mejorara, y así fue, al cabo de unas horas el tiempo se hizo más amigable.

Con los ánimos más inflados, salimos a explorar la ciudad, Lisboa, sus lugares de interés, sus calles y su gastronomía. Usando algo más que los pocos euros que llevábamos en los bolsillos, como era una sonrisa, fuimos capaces de disfrutar de estancias y probar sabores privilegiados.

Ya lo decía Charles Darwin hace 140 años al afirmar que la forma de expresar ciertas emociones básicas es igual en todas las culturas y razas. Luego, un neurólogo contemporáneo estipula que estamos programados para reacciones a la diversión con una sonrisa, la cual demuestra a los que nos rodean que todo va bien.

¿No sonreímos a nuestra pareja para expresarla que somos felices sin decir una sola palabra? ¿No sonreímos a nuestros compañeros de trabajo cuando se están esforzando duramente o se ha realizado un buen proyecto? Una sonrisa da confianza al que la recibe, permite abrir una pequeña puerta para una conexión limpia y relajada.

Sé que en muchas ocasiones es difícil esbozarla. Pero creo que debemos de convencernos de que si logramos sonreír en los momentos más difíciles, nuestro interior se encontrará equilibrado y el entorno que nos rodea también lo hará.

"La mejor moneda de cambio es tu sonrisa". (Anónimo)

Recomienda o valora

Archivo

Publicidad